Bienvenidos al primer episodio de podcast de DoGood llamado Actualidad Sostenible; mi nombre es Guillermo Cernuda y estoy aquí con mi compañera Gabi Caputo para estrenar Actualidad Sostenible, el podcast de DoGood en el que hablaremos de sostenibilidad aplicada a las empresas. ¿Qué tal Gabi? Bienvenida al primer episodio. 

❖ Hola Guille, muchas gracias. Estoy muy contenta de formar parte de este primer episodio, y muy emocionada de poder compartir sobre los diferentes temas que giran en torno a la sosteniblidad. 

❖ Cuéntanos, ¿qué puede esperar un director de sostenibilidad que escuche este podcast por primera vez? 

❖ Bueno, claramente, el objetivo principal es analizar todos los temas relacionados con la sostenibilidad: los más interesantes, los más importantes, curiosidades… En resumen, lo que queremos conseguir a través de esta serie de podcast, es que cualquier director o directora de sostenibilidad pueda mantenerse al día de todo.  

Y algo muy importante es que no vamos a hablar solamente tú y yo, sino que también tendremos invitados y figuras de referencia en este mundo de la sostenibilidad, por qué la idea es que todos aprendamos juntos. 

❖ Perfecto, yo creo que queda todo claro. Si te parece, para inaugurar el primer programa, hoy vamos a tocar solo la superficie de tres conceptos básicos sin los cuales no se va a poder entender todo lo que vendrá en los siguientes episodios. Hoy vamos a hablar de qué significa ser una empresa transparente. 

Gabi, cuando una persona te habla de transparencia en las empresas, ¿te viene a la cabeza la sostenibilidad? 

❖ Bueno, realmente, en principio no. Sin embargo, sí que entiendo que reportar la sostenibilidad es un camino a la transparencia. 

❖ Efectivamente. Realmente a la gente no le suele venir a la cabeza la asociación de estos dos conceptos. Y lo primero que queremos hacer es desmontar una creencia o un mito, e intentar ayudar a los directores de sostenibilidad a explicar por qué ellos, en principio, no tienen que ver con la famosa ‘ley de transparencia’. Cuando se habla en los medios de comunicación de la obligación de transparencia de las empresas, no hay que confundirla con la obligación de transparencia aplicada a la sostenibilidad y a los vertidos o a los impactos que una empresa tiene que compartir con la sociedad. Estamos hablando de algo parecido, pero realmente, es diferente. 

En el año 2013 se dicta en España una ley que se ha terminado popularizando como la ‘Ley de Transparencia’ en los medios de comunicación, y que se refiere a cuestiones realmente poco sostenibles. Igual os suena por el nombre oficial, la ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Esta ley tiene un objetivo muy claro: ampliar la transparencia de la actividad pública y regular que se cumple el derecho de acceso a esta información.

❖ ¿Y a quiénes le aplica está ley? 

❖ Esta ley aplica principalmente a los partidos políticos, a los sindicatos, a la administración general del estado como tal, es decir, las comunidades autónomas y la administración local en España, a lo que son las agencias estatales, al congreso de los diputados, al tribunal constitucional, o al Banco de España entre muchos otros. 

❖ ¿A qué les obliga? ¿Y por qué no tiene que ver directamente con la sostenibilidad? 

❖ Bien, la cosa es que la obligación para estas empresas consiste en que todas estas entidades que prestan servicios públicos (ahí está la clave), o ejercen actividades administrativas, están obligadas a suministrar de forma periódica cada año o cada ciertos meses información que sea relevante para garantizar la transparencia de su actividad relacionada con el funcionamiento de la actuación pública. No tiene nada que ver con la sostenibilidad o con que sean más o menos verdes. Esta información sujeta a esta obligación de transparencia tiene que ser publicada en las páginas web, es decir, eso si se comparte con la sostenibilidad, y tiene que estar puesto de una manera clara, estructurada y entendible, pero, no tiene que ver directamente con la sostenibilidad.

❖ ¿Y qué es exactamente lo que tendrían que revelar las empresas?

❖ Lo que ocurre es que las empresas tienen que revelar cuestiones, como decía, menos verdes: información sobre los anteproyectos de ley que están tramitando si se trata de organismos públicos, información sobre subvenciones y ayudas públicas concedidas, ciertas cuentas anuales, es decir, información sobre dinero y presupuestos que manejan; por ejemplo, informes de auditorías de cuentas y de fiscalización por parte de otros órganos de control. 

Estas obligaciones, están muy bien, lo que fomenta la transparencia es que los grupos de interés conozcan cómo funcionan estos organismos, pero aquí no se habla de medioambiente ni de impacto social. Para eso hay que tomar otro camino e ir a otra norma un poco más antigua, concretamente de hace dos siglos. Estamos refiriéndonos al Código de Comercio. Gabi, imagino que hablar de Código de Comercio te suena a hablar de algo muy antiguo, ¿verdad? 

❖ La verdad es que suena bastante antiguo, pero lo que sí me suena es que es la base de todo.

❖ Efectivamente. Aunque la sostenibilidad pueda sonar a algo muy moderno, si queremos vincular la obligación de una empresa de ser transparente con los impactos medioambientales y sociales, debemos acudir a la base. Y esta base es el Código de Comercio. Y para aquellos que no sepáis por qué existe y en qué consiste, vamos a analizarlo por encima.

Esta ley es una de las normas más importantes de nuestra sociedad en estos momentos. Aplica a todas las empresas por igual y se la menciona bastante menos que por ejemplo a la ley de transparencia que acabamos de analizar. Pero, sin embargo, es mucho más importante.

❖ Pero, ¿de dónde surge este Código de Comercio? O más bien, ¿por qué existe? 

❖ Todas las empresas se rigen por una serie de normas. Cada estado, cada país, vela porque todas se sometan a una serie de obligaciones, precisamente para velar por el bien común de la sociedad y permitir que el mercado pueda funcionar con normalidad.

El código de comercio en España, el actual, existe desde el año 1885 y agrupa unas cuantas obligaciones. Aplica a todas las personas y sociedades que deseen llevar a cabo una actividad de comercio, y contiene muchas obligaciones, aunque luego se complementa con muchas otras normas más específicas y más modernas. De todas las obligaciones que contiene para una empresa, hay una que nos interesa especialmente: ‘’Las empresas deben formular cada año las cuentas anuales y el informe de gestión’’. Es el precio a pagar a cambio de beneficiarse de determinadas condiciones en el mercado. Es como si el estado te dijera, ‘’yo te dejo operar, te doy estas ventajas, pero a cambio me tienes que reportar cierta información’’. 

Todos los empresarios, todos los dueños de estas sociedades y empresas, deben llevar a cabo una contabilidad cada año que sea adecuada a la actividad de cada empresa. Deben elaborar una serie de balances, deben llevar la cuenta de las pérdidas y ganancias… y todo esto debe quedar reflejado en una serie de libros o de documentos como los libros de cuentas o las cuentas anuales. Las sociedades, además, deben llevar a cabo un registro de todas las actas y de todos los acuerdos tomados por sus juntas generales y por todos los órganos. 

En definitiva, deben resumir todo lo que se ha hecho, toda esa actividad, durante todo un año. Pero cuidado, no hay que confundir todo esto que debe quedar reflejado con publicar cualquier tipo de información. Evidentemente, la contabilidad de los empresarios es secreta, pero el reflejo de esa contabilidad debe reflejarse en el registro mercantil y así los interesados, es decir, los clientes, los socios, los compradores, pueden consultarlas.

❖ Y si alguien tuviera curiosidad por poder indagar un poco más, ¿dónde podrían consultarlo

❖ Lo bueno de todo esto es que es información pública que se encuentra en la ley, y cualquier persona que esté interesada, en internet, puede entrar en el BOE, buscar el código de comercio y leer el artículo 34, que es donde viene específicamente es que consiste esta obligación. 

❖ Y así, a modo de resumen, ¿nos puedes contar en qué exactamente consiste este artículo? 

❖ Es muy sencillo, aunque no vamos a profundizar en este episodio en las obligaciones, porque la base se centra mucho en la contabilidad y no menciona la sostenibilidad. 

El artículo 34 establece que el empresario debe formular anualmente una serie de cuentas, y enumera el balance, es decir, que bienes, que derechos y que obligaciones tiene, cual es patrimonio de la empresa. Tiene que elaborar la cuenta de pérdidas y ganancias, es decir, lo que he ingresado y lo que he gastado. Los cambios en ese patrimonio neto durante el ejercicio, los flujos de efectivo y la memoria. Quizás son términos muy técnicos y muy complejos, pero lo importante es que cada año, todas estas empresas deben reflejar esta información y llevarla al registro mercantil. Y este, es el origen de la obligación de la transparencia de las empresas en el ámbito de la sostenibilidad en España. 

Durante los últimos 136 años esta obligación del código de comercio se ha mantenido igual. Las empresas no tenían más obligaciones a la hora de informar y registrar que las que hemos comentado del código de comercio. Sin embargo, en 2014 nace una norma Europea, la directiva 2014/95 por la cual el panorama cambia y las empresas empiezan a ser obligadas a informar sobre sus impactos sostenibles. Por sus siglas en inglés se conoce a esta norma como la NFRD, la ‘Non Financial Reporting Directive’, o Directiva de Información No Financiera.

Gabi, ¿Nos puedes aclarar qué significa que la norma Europea sea una directiva y no un reglamento?

❖ De una forma sencilla, se puede resumir que la norma europea, al tratarse de una directiva, obliga a cada país de la Unión Europea a adaptarla y crear una ley nacional sobre este tema. A este proceso se le llama transposición. Si la norma europea hubiera sido un reglamento, sería de aplicación directa. Un ejemplo podría ser lo que pasa en materia de protección de datos.

❖ Y por este motivo precisamente, en España se tuvo que crear una ley para cumplir con esta directiva, la Ley 11/2018; y luego vino un texto muy largo, por la que se modifica el código de comercio, el texto refundido a la ley de sociedades de capital, y una serie de normativas. Lo importante es que esta norma obliga a las grandes empresas a revelar cierta información sobre su funcionamiento y la gestión de los retos sociales y medioambientales. Y obliga por primera vez a revelar cómo han ejecutado su responsabilidad social corporativa.

¿Qué hay detrás de esta norma? Pues que la Unión Europea quiere ayudar a los inversores, a los consumidores, a los responsables políticos, y en general a las partes interesadas, a evaluar no solo el rendimiento financiero de una empresa, si no el rendimiento no financiero de estas grandes corporaciones, y animar a estas empresas a desarrollar un enfoque responsable de los negocios.

❖ ¿Y qué es lo que dice esta ley específicamente?

❖ Esta ley lo que hace en este caso, es modificar lo que hemos visto en el primer apartado de este episodio, modificar ciertos apartados del código de comercio. Estos apartados que se modifican, vienen a decir lo siguiente: las cuentas anuales que todas las empresas deben presentar, van a tener que añadir o incluir, un informe de gestión que incluirá cuando proceda o cuando sea aplicable, un estado de información no financiera. ¿Y qué es un estado de información no financiera? Un resumen de todas las actividades que ha realizado una empresa que hayan podido tener impacto en cuestiones medioambientales, cuestiones sociales, cuestiones relativas al respeto a los derechos humanos, a la lucha contra la corrupción, el soborno, cuestiones relativas al personal… Es decir, es una ley que obliga a las empresas a informar sobre su impacto en otras cuestiones que son puramente financieras.

Hasta aquí el episodio de hoy. Como habíamos prometido, nos hemos dedicado a arañar la superficie de estos tres pilares fundamentales del concepto de la sostenibilidad, pero ya tendremos tiempo suficiente los próximos podcasts para poder analizarlos con tranquilidad. Gabi, ¿con qué se tiene que quedar nuestro oyente con el primer podcast de nuestro programa?

❖ Lo principal con lo que todos debemos quedarnos es que la transparencia no es lo mismo que la transparencia sostenible; entender cuál es la base de donde viene todo, y el por qué algunas empresas tienen que informar sobre su impacto en el medio ambiente. Quiero darte las gracias Guille por todo lo que nos has contado, y a todos los que nos escuchan, esperamos que les hayan sido de interés estos temas.

❖ Muchas gracias a ti Gabi, os esperamos en el próximo episodio de Actualidad Sostenible.