Guille:

Bienvenidos una vez más a Actualidad Sostenible, el podcast de DoGood sobre sostenibilidad aplicada a las empresas.

Para el episodio de hoy, Gaby Caputo y un servidor, Guillermo Cernuda, nos hemos propuesto  adentrarnos en un tema desconocido para muchos pero vital en la vida de las organizaciones sostenibles: los criterios ESG.

Si en nuestro primer capítulo hablamos sobre qué es la transparencia, qué es la sostenibilidad y por qué están relacionadas, hoy queremos descifrar para todos nuestros oyentes el significado de una terminología que hasta hace bien poco era una gran desconocida. 

Hola, Gaby. ¿Qué pensaste cuando propusimos por primera vez tratar los criterios ESG en nuestro podcast? 

Gaby:

Hola Guille, bueno antes que nada, muchas gracias por la intro, y respondiendo a tu pregunta. Pues lo que pensé y lo que entiendo es que este tema es un MUST. Además, no solamente se está escuchando mucho ahora, sino que cada vez lo vamos a escuchar más, por lo que me pareció esencial  ponernos todos en contexto, empezando desde la base.

Guille: 

¿Crees que es un concepto conocido por la gran mayoría de las personas?

Gaby: 

Pues creo que a pesar de ser un concepto clave dentro de todo lo que concierne al desarrollo sostenible, es un concepto que sólo muy pocos manejan realmente.

Guille: 

Estoy de acuerdo. Como imagino que eso es lo que le ocurre a la gran mayoría, si te parece vamos a comenzar por el principio, explicando qué son exactamente estos criterios, para luego aterrizar en los usos e implicaciones que tienen.

¡Comenzamos!

Lo primero que hay que aclarar, para poder hablar de los criterios ESG, es el funcionamiento de cualquier empresa, en 15 segundos: 

Las empresas tienen diferentes vías de obtener dinero: vendiendo productos, o buscando inversores son dos de las más comunes. Como el episodio va de inversión sostenible, vamos a quedarnos con esta última, la búsqueda de inversores. 

Los inversores estudian las empresas antes de invertir dinero, nadie tira el dinero en una empresa sin conocer un poco sus interioridades. Estos estudios se hacen para saber si la inversión va a tener éxito, si la empresa es de fiar, etc. Esto se lleva haciendo mucho tiempo, y es la manera tradicional de buscar buenas inversiones para meter el dinero. Tu miras si son solventes, si tienen líos con la justicia, si tienen todas las licencias, buscas lo más básico como inversor. 

Lo que sucede, es que estos criterios no son inamovibles. A medida que avanza el mundo y todo se vuelve más complejo, los criterios se van modificando y cambiando. Quizás hace 30 o 40 años, con saber que una empresa era solvente, podías predecir que lo iba a seguir siendo en cierto tiempo, e ibas a poder recuperar la inversión; pero con la velocidad a la que se mueve la economía y el mercado de unos años a esta parte, esto ya no es tan sencillo, y aquí es donde arranca lo que nos interesa. 

Hace unos años, bastantes más de los que parece, empiezan a coger protagonismo un tipo de inversión que se basa no solo en estos criterios puramente económicos, sino en criterios relacionados con el nivel de sostenibilidad de las empresas. A estos criterios, se les denomina ASG, o ESG, en inglés. 

Gaby: 

Cuando hablamos de ESG, hablamos  de un conjunto de criterios, no solo de uno.

ESG son las siglas que corresponden a los 3 factores que se analizan en una empresa para saber si es sostenible. Desglosandolo: la E que corresponde al Factor ambiental (Environmental en inglés), es un criterio que se utiliza para tomar decisiones en función de cómo afectan las actividades de las empresas en el medio ambiente, es decir, tiene que ver con los vertidos, el reciclaje, la contaminación, etc.

Pasando a la S: que corresponde al factor social, es un criterio que se usa para tener en cuenta la repercusión que tienen las actividades desempeñadas por la compañía en la comunidad. En términos de diversidad, derechos humanos o cuidados sanitarios.

Y por último tenemos la G, que corresponde a un factor de gobierno (Governance en inglés) que estudia el impacto que tienen los propios accionistas y la administración. Se basa en cuestiones como la estructura de los consejos de administración, los derechos de los accionistas o la transparencia.

Guille: 

Exacto, es decir, con estos tres criterios los inversores se han ido dando cuenta con el tiempo, de que por ejemplo, el modo en que una compañía explota un recurso natural o trata a su plantilla, con el paso de los ejercicios o de los años, puede provocar efectos económicos en el devenir de la empresa, y se ha empezado a optar por añadir estos análisis a los criterios de inversión.

A las inversiones que siguen estos criterios ESG que acabamos de analizar, se las denomina inversiones socialmente responsables, y esto tiene también unas siglas que no se deben confundir con los ESG o ASG, estas siglas son ISR: Inversión Socialmente Responsable.

Como cualquier cuestión económica, el asunto puede tener mucha complejidad, las inversiones ISR pueden ser inversiones por inclusión, es decir, donde se opta por invertir en compañías, sectores y temas que revierten a la sociedad parte de sus beneficios, exhiben una trayectoria ejemplar de diversidad e igualdad laboral, o apuestan por la ecotecnología o energías limpias; también pueden ser inversiones al contrario, de exclusión, o pueden ser de integración, de impacto…. Hay mucha tipología y más adelante la analizaremos.

Oye Gaby, seguro que muchos oyentes se preguntan que por qué surgen ahora estos criterios y no surgieron al mismo tiempo que los criterios económicos

Gaby: 

Pues si, es una pregunta bastante razonable Guille, como hemos explicado antes, hace unos cuantos años no era necesario tener en cuenta estos criterios para asegurarse una inversión exitosa, pero ahora pasan dos cosas:

Número 1, la conciencia global ha cambiado, cada vez las personas se preocupan más por ciertas cuestiones como el Cambio Climático o la sostenibilidad, y el dinero por lo tanto se quiere mover a iniciativas y proyectos que nadan en esta misma dirección. Y por otro lado, como número 2, tenemos las inversiones Socialmente Responsables que cada vez más demuestran que a medio y largo plazo, dan mejores resultados y mayor rentabilidad. 

Es decir, no solo son mejores para el entorno, sino que las empresas que siguen estos criterios, se empieza a demostrar que son mejores candidatas para captar la inversión.

Guille: 

Imagino que además después de año y medio de Covid la conciencia y esta tendencia de la que hablas se habrá acelerado

Gaby: 

Así es! El 2020, como todos sabemos, fue un año marcado por la pandemia y la crisis económica y social a nivel mundial que generó la misma. Esto ha propiciado un mayor escrutinio de los temas ESG por parte de los inversores a todos los niveles, tanto  particulares como institucionales.

Y esta información la recogen, varios estudios como el último Observatorio de la Inversión ESG, de marzo de este año.

Guille: 

Parece bastante evidente que esto no es una tendencia pasajera sino que ha venido para quedarse. 

Supongo que a nuestro oyente ahora mismo le picará la curiosidad sobre si estos criterios son públicos, son homogéneos, o si puede ir corriendo a consultarlos para ver si los cumple, ¿no?

Gaby: 

Si lo hemos explicado bien, es la pregunta que deberían estar haciéndose. Por desgracia no siempre está todo tan claro, y los criterios muchas veces cambian.

En el mundo hay ciertas agencias de rating que trabajan analizando empresas para ver si cumplen estos criterios y para puntuarlas si efectivamente así lo hacen, y cada una utiliza sus técnicas y metodologías, que llegan a estar patentadas incluso.

Por mencionar algunas de las más conocidas tenemos Vigeo, que es francesa, Sustainalitycs, holandesa, Robeco, de Suiza, o una rama del Dow Jones; y así puede haber unas 20 o 30 con gran importancia, que actúan digamos por separado, en este sentido.

Guille: 

Claro, todo esto provoca un poco de caos y de confusión a los inversores, por eso las instituciones están empezando a tomar cartas en el asunto para intentar homogeneizar esta situación, y por lo tanto regular todo esto y que no dependa del mercado o de estas propias empresas o agencias de rating. 

De todas las normas, destaca una, en marzo de 2018, la Comisión Europea presentó un plan de acción sobre la financiación del crecimiento sostenible, y una de las piedras angulares del plan de acción fue la creación de un sistema común de clasificación, o “taxonomía”, de las actividades económicas sostenibles desde el punto de vista ambiental.

Por lo tanto, al menos en Europa, las empresas pueden tener un criterio al que sujetar sus actividades y argumentar si cumple los criterios ESG o no. 

Gaby: 

Y no solo eso, Guille, todas las estrategias y planes de acción de unos años a esta parte, relacionados con la sostenibilidad y la empresa, han tratado de acotar el tema de las inversiones sostenibles para hacerlo más sencillo a inversores y a empresas. Básicamente, para jugar bajo las mismas reglas de juego. 

El Pacto Verde Europeo, el Reglamento Europeo de Divulgación de Información Sostenible en el Ámbito Financiero o el Reglamento de índices, todas son normas que nos acompañarán en los próximos años para poder asentar las inversiones socialmente responsables.

Guille: 

Bien, pues hasta aquí el episodio de hoy.

De los ESG tenemos mucho que analizar todavía, creo que tienen una bonita historia y una evolución que es muy interesante de analizar, y a día de hoy podemos explicar también cómo los fondos integran estos criterios en sus carteras, y cómo las empresas pueden demostrar que los cumplen. Además podemos analizar alguna empresa y traer al podcast el análisis de algún ranking y compararlo con otros para ver sus diferencias.

Gaby, ¿con qué se debe quedar nuestro oyente de este episodio?

Gaby: 

Con lo  principal que tenemos que quedarnos es que los criterios ESG no son una moda, no son pasajeros, y están metidos ya. Tanto en los fondos de inversión como en las instituciones, que han empezado a regular sobre la materia, y aún tienen mucho que decir, así que si tu empresa no se ha planteado aún si los cumple, todavía estás a tiempo de ponerlos en marcha.

Muchas gracias Guille por el episodio de hoy, y gracias a todos los que nos escuchan, esperamos haya sido de interés, pero sobre todo que les haya aportado valor.

Guille: 

Muchas gracias a ti Gaby, nos vemos en el próximo episodio de Actualidad Sostenible!