Con el paso del tiempo, y quizá como consecuencia del avance del cambio climático y de la mayor conciencia ecológica de las nuevas generaciones, la integración de los criterios de sostenibilidad ambiental en las empresas ha ido cobrando más importancia, colocándose en la actualidad como cuestiones estratégicas cuyo cumplimiento garantizan el éxito y la viabilidad de una organización empresarial.

Así, la sostenibilidad ambiental se perfila como una cuestión de gran trascendencia, cuyo cumplimiento atraerá a más inversorxs, quienes buscan la rentabilidad de empresas sostenibles. Es por ello que no ha de resultar extraño que la gestión de las empresas, cada vez más, se aleja del modelo empresarial tradicional, en las que la materia medioambiental tenía una importancia residual.

Qué es la sostenibilidad ambiental de la empresa

La sostenibilidad ambiental en las empresas hace referencia a la capacidad de las organizaciones empresariales para llevar a cabo acciones que favorezcan y respeten el medioambiente, llevando a cabo una actividad empresarial que, desde la óptica ambiental, produzca el menor impacto posible en el medio ambiente.

Para medir la sostenibilidad ambiental de una entidad es necesario tener en cuenta ciertos criterios. Son los siguientes:

  • Rendimiento: la tasa de uso de los recursos ha de ser menor que la tasa de regeneración de los mismos. Así, las empresas no deben utilizar los recursos más rápido del tiempo que estos tardan en regenerarse, pues, de lo contrario, llegaría un momento en que estos se agotarían.
  • Contaminación: en este caso, las empresas deberán cuidar y controlar sus emisiones de CO2, de forma que no se contamine más rápido que lo que el planeta es capaz de compensar y absorber.
  • Utilización y agotamiento de los recursos: las empresas han de utilizar fuentes de energía limpia o renovables, tales como la energía eólica, solar o hidráulica. De esta forma, los recursos no se agotan y las emisiones de CO2 son mucho menores.

Cómo mejorar la sostenibilidad ambiental en la empresa

Sin duda, son muchas las empresas que se plantean llevar a cabo acciones que mejoren la sostenibilidad de su organización, implantando estrategias, políticas y planes orientados a conseguir el menor impacto posible en el medio ambiente de la actividad empresarial.

Sin embargo, y a pesar de que nuestra conciencia ecológica es cada vez mayor, lo cierto es que es complicado conocer aquellos puntos de la cadena de valor de las empresas en los que existen ineficiencias y en los que hay margen de mejora para hacer de la organización empresarial una entidad más sostenible. Es por ello que, a continuación, exponemos algunos consejos para que se puedan poner en marcha planes y estrategias que mejoren la sostenibilidad medioambiental de cualquier empresa.

Disminución del consumo energético

Economizar los recursos energéticos es la mejor manera de mejorar el rendimiento y la productividad de la actividad empresarial. Así pues, es fundamental analizar el lugar de trabajo y el gasto energético y de otros recursos que se lleva a cabo.

Con pequeñas mejoras es sencillo reducir drásticamente el consumo energético: aislamiento de los habitáculos para evitar la fuga de energía —calor en invierno y frío en verano, lo que conlleva un ahorro en calefacción y electricidad—, mejor aprovechamiento de la luz solar, ajustar la temperatura de climatización.

Economía circular

Los recursos son limitados, por lo que la economía circular es una buena opción para luchar contra esta realidad. Así, es fundamental que las empresas reutilicen aquellos recursos que hayan entrado en la economía empresarial o que reciclen aquellos que no puedan ser reutilizados.

Solo de esta manera se exprimirán al máximo los recursos y la producción de desechos será mucho menor. Además, también resulta fundamental elegir aquellos componentes, recursos o materias primas que tengan una huella de carbono menor. Por ejemplo, optar por papel reciclado en lugar de utilizar papel blanco.

Selecciona proveedores y opta por recursos de kilómetro cero

La huella en el medio ambiente es mucho menor si se opta por aquellxs proveedorxs que apliquen estrategias y planes de sostenibilidad ambiental y por recursos cercanos. De esta forma, lo mejor es aprovechar los recursos y proveedorxs locales o de proximidad.

Gestión adecuada de los transportes

La estrategia de sostenibilidad ambiental en las empresas debe abarcar la adecuada gestión de los transportes, utilizando medios de transporte menos contaminantes y optar por alternativas más verdes como vehículos compartidos para trasladar a los empleadxs o promover la utilización de la bicicleta o del transporte público.

Formación medioambiental

La educación y formación en materia de medio ambiente entre lxs empleadxs es fundamental para concienciarlxs sobre el problema que nos ocupa.

La legislación ambiental es cada vez más exigente, por lo que, si sigues todos los consejos anteriores e implementas en tu empresa estrategias tendientes a cuidar del medio ambiente, observar toda la normativa al respecto resultará mucho más sencillo. Ponte en contacto con nosotrxs para poder utilizar la aplicación que te ayudará a impulsar tu estrategia RSC y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de forma innovadora, sencilla y divertida para tu empresa.