La Organización Mundial de la Salud define la salud mental como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. En su plan de acción sobre salud mental 2013-2022, se establecen los diferentes determinantes que pueden afectar a la salud mental, incluyendo factores sociales, económicos, culturales, ambientales y políticos como pueden ser las políticas nacionales, o las condiciones de vida y trabajo. 

En resumen, la salud mental no se trata tan solo de la ausencia de desórdenes mentales, pero es realidad un factor determinado por un diverso rango de factores socioeconómicos, biológicos y ambientales. 

La salud mental es esencial, no solo para el bienestar general de un individuo, sino también, en nuestra sociedad global interconectada, es fundamental para contribuir a la comunidad, trabajar productivamente, abordar los estreses comunes de la vida y ganarse la vida sin dejar de disfrutar de ella.  

Un riesgo global

Según el Foro Económico Mundial, uno de los principales riesgos globales a corto plazo en los próximos dos años es aquel del deterioro de la salud mental. De hecho, es el cuarto riesgo que más ha empeorado desde que comenzó la pandemia, justo después de la erosión de la cohesión social, la crisis de supervivencia y la ineficacia de la acción climática, en ese orden. No muy lejos en la lista, y muy relacionado con esta realidad deteriorada, se encuentra la desilusión de las generaciones más jóvenes. 

Una de las revelaciones más significativas del informe es que los riesgos a corto plazo son predominantemente sociales, mientras que los de largo plazo son principalmente ambientales. Por supuesto, todos están interconectados y deberían abordarse con la misma urgencia, ya que son una amenaza para la cohesión y sustento social. 

Pero en lo que al deterioro de la salud mental se refiere, solo en los últimos dos años, el número de casos de depresión, soledad, ansiedad y estrés se ha disparado, y aunque la pandemia ha sido uno de los factores más determinantes en todo ello, otros riesgos globales como los mencionados anteriormente también han contribuido a este deterioro social. De hecho, la OMS estima alrededor de 53 millones de casos adicionales de depresión, convirtiéndose en la principal causa de discapacidad

Además, los números muestran que las personas con problemas de salud mental tienen mayores posibilidades de estar o llegar a estar desempleado, teniendo así menos poder económico. Esto tiene un impacto directo en la productividad de la economía; de hecho, se estima que la economía global pierde cerca de un billón de dólares al año solo por casos de ansiedad y depresión.

La salud mental en el trabajo

Este contexto ha motivado a empresas y organizaciones a promover crecientes esfuerzos por apoyar y cuidar de la salud mental de los empleados como un factor clave de la salud y sostenibilidad de la empresa. ¿Pero qué pueden hacer las empresas? 

Según el informe de 2021 del OCDE Fitter Minds, Fitter Jobs : From Awareness to Change in Integrated Mental Health, Skills and Work Policies, el trabajo debería promover una buena salud mental y apoyar a los empleados con sus problemas de salud mediante el desarrollo y la aplicación de políticas de evaluación de riesgos psicosociales, una mayor conciencia y competencia de managers en lo que a salud mental se refiere y ofreciendo un sistema de apoyo para empleados que vuelven al trabajo después de experimentar problemas de salud mental o una baja por enfermedad.

El enfoque recomendado en el informe es un enfoque de las tres Ws: who, when what (quién, cuándo y cómo). Sugiere establecer un claro entendimiento de quién ofrece el apoyo, cuando tiene lugar ese apoyo y qué tipo de apoyo se ofrece. 

  • WHO (QUIÉN): Involucrar y educar a los actores en las primeras filas de la sociedad. Esto quiere decir que los problemas de salud mental no pueden dejarse solo para los especialistas, sino que deben educarse profesionales en todos los sectores e instituciones para asegurar que existan individuos con experiencia y entendimiento de los problemas de salud mental en el trabajo.
  • WHEN (CUANDO): La identificación, intervención y ayuda temprana. Uno de los principales objetivos de la OMS en lo que se refiere a abordar la problemática de la salud mental, es la identificación y tratamiento temprano como la solución más efectiva para acabar con el problema. Las medidas y políticas en el ámbito laboral son una parte esencial de todo ello, basadas en la idea de que es más fácil y efectivo ayudar a la gente a quedarse en el trabajo, que ayudarles a volver o introducirles en el mercado laboral.
  • WHAT (QUÉ): El trabajo tiene un fuerte impacto en la salud mental, y un trabajo significativo puede ser un factor contribuyente a mejores condiciones de salud. En este sentido, aplicar y promover la evaluación de riesgos psicosociales en el lugar de trabajo solo es posible con la involucración de servicios de salud ocupacional, profesionales de la salud mental y un canal de diálogo adecuado entre empleados y empleadores. 

Concienciación y normalización

Una parte fundamental de cualquier plan o estrategia de salud mental es la concienciación y normalización de discusiones acerca de este problema. Esto es clave para evitar la discriminación, la cual aún esta muy extendida, y romper tabús de salud mental que previenen a las personas de propespar personal y profesioanlmente. 

Los empleadores tienen un papel importante que jugar para ayudar a los trabajadores a lidiar con los problemas de salud mental, ya que las personas pasamos una gran parte de nuestra vida en el trabajo. Mediante la implementación de estrategias que ayuden a concienciar a la gente y mediante la creación de pautas sobre el tema, puede ayudar a alinear a managers, trabajadores y recursos humanos para poder ofrecer el mejor apoyo posible a aquellas personas con problemas de salud mental. 

Prevenir el empeoramiento de la salud mental  y promover una buena salud requiere muchas capas de políticas en el trabajo, reconociendo los riesgos psicosociales como un elemento clave de la salud y seguridad laboral

Cooperación, engagement y cultura

Como hemos mencionado anteriormente, un trabajo significativo es clave para combatir los problemas de salud mental. El método más efectivo para procurar que los trabajadores tengan una buena experiencia en el trabajo es que la empresa tenga un claro propósito que se materialice no solo en el impacto positivo en la sociedad y el planeta, sino también en la cultura corporativa interna que involucre a todos los grupos de interés para trabajar unidos por una causa común. 

Las personas, hoy más que nunca, buscan empresas que tengan un claro impacto positivo en el mundo, y cuyas decisiones y comportamientos sean algo de lo que puedan sentirse orgullosos. Al fin y al cabo, el propósito de la empresa es una cuestión emocional tanto como el propósito individual de las personas lo es. Por eso el propósito de la organización está tan claramente ligado a la salud mental de los empleados. 

De hecho, antes de lanzarse a la acción, es esencial conectar el propósito con toda la organización, incluyendo todas las complejidades que vienen con ello, desde la estrategia hasta las operaciones necesarias para alcanzar los objetivos de dicha estrategia. Esto no puede conseguirse sin la involucración de todas las partes de la organización, desde lo más alto, hasta empleados y grupos de interés. 

Alinear el propósito con el impacto social y ambiental y la estrategia general son la base fundamental para una empresa guiada por su propósito que atrae y atrapa talento y que ofrece a sus empleados trabajo con valor y significado

Involucración y transparencia

En DoGood creemos que es mediante la colaboración como mejor podemos impulsar el valor de nuestro proyecto y ayudar a crear el camino para un futuro más sano y sostenible. Queremos ser una referencia de mejora y ayudar a construir estrategias que prioricen la transparencia y la información medible para poder dar luz al rendimiento sostenible y responsable de las organizaciones.

En este sentido, es esencial a nuestro trabajo promocionar el buen gobierno corporativo, esto es, que los procesos de transparencia y divulgación se siguen adecuadamente para proporcionar a reguladores, accionistas y al público en general con información precisa acerca de la situación financiera, operacional y de otros aspectos de la empresa, incluyendo una definición precisa del rendimiento ESG. 

Hemos desarrollado una herramienta de gobierno corporativo que ayuda a establecer cuotas de impacto de ESG para los empleados en lo que se refiere a la estrategia de sostenibilidad de la empresa. Gracias a nuestra tecnología SaaS, somos capaces de activar y trazar el impacto de los empleados, consiguiendo una mayor involucración, unas mejores métricas ESGvalor reputacional y un impacto positivo para la sociedad y el planeta.  

Si te interesa saber más sobre cómo hacemos esto posible de una forma social y de impacto, haz clic aquí.