El mundo es un lugar diverso por definición, sin embargo, el panorama corporativo e institucional no siempre parece reflejar esta heterogeneidad. La discriminación es todavía un reto pendiente al que nos enfrentamos, el cual no es solo perjudicial para el desarrollo de las personas en todos los ámbitos de la vida, sino también una gran perdida de talento e innovación que retrasa la necesaria transición hacia un futuro sostenible. 

En los siguientes párrafos queremos retratar la importancia de las políticas de diversidad, equidad e inclusión en el lugar de trabajo, reflejando la idea de que estas iniciativas componen un importante argumento para impulsar el progreso real de las empresas. 

Desde el principio

En primer lugar, debemos entender a qué nos referimos cuando hablamos de diversidad, equidad e inclusión antes de poder comprender cómo y por qué pueden ser tan valiosos para el desarrollo corporativos y social: 

  • Diversidad: Es esencial entender que la diversidad no debería focalizarse en qué las personas sean diferentes, sino en intentar entender, aceptar y valorar dichas diferencias. El término se refiere a factores como la raza, la cultura, la identidad de género, la educación, las opiniones políticas, la religión, el estatus socioeconómico, la localidad… Es una imagen muy variada de personas de todo tipo que puedan ofrecer diferentes perspectivas, creencias y valores que enriquezcan a todo el mundo
  • Equidad: Un entorno equitativo es aquel que ayuda a romper barreras para asegurar la igualdad de oportunidades, ayudando a las personas en su desarrollo personal y profesional. Esto significa crear y mantener unas prácticas transparentes y constantes que empoderen a las personas sin importar su contexto. Se trata de construir un campo de juego justo.   
  • Inclusión: La diversidad y la equidad no garantizan un entorno inclusivo. La inclusión se trata de tener un sentimiento de pertenencia y validez dentro de un grupo o comunidad, así como sentirse apoyado e inspirado para alcanzar objetivos individuales y colectivos. 

El argumento empresarial para la diversidad, la equidad y la inclusión

Según la Organización Internacional del Trabajo, los datos demuestran la correlación que existe entre fuertes políticas de diversidad e inclusión y un mejor rendimiento de los empleados y por lo tanto de la empresa. No solo eso, además también se demuestran los beneficios que esto crea para la economía y la sociedad en general. 

Cómo indica la OIT en su último informe publicado acerca de la diversidad y la inclusión, las políticas en este ámbito pueden ayudar a reducir costes como los de rotación y bajas por enfermedad y aportar valor mediante niveles más altos de productividad de los empleados, generando engagement así como innovación y mejores tomas de decisiones (ILO, 2021). Estos datos no son sorprendentes si tenemos en cuenta el entorno rico en ideas que se crea y el propósito al que los empleados pueden adherirse, ayudando a una mejor evaluación de los intereses y demandas del consumidor. 

En un reciente estudio realizado por McKinsey & Company, uno de los hechos más reveladores es la relación entre una mayor representación y una probabilidad más alta de un rendimiento superior, así como la evidencia consistente de que la inclusividad es un factor clave para el rendimiento económico. 

Es más, existe una creciente presión por parte de grupos de interés internos como lo son los empleados, y externos como clientes e inversores, junto con nuevas regulaciones a nivel nacional e internacional, que están ayudando a poner políticas de inclusión y diversidad en el radar de las organizaciones. Esto es particularmente relevante gracias a los criterios ESG (ambiental, social y de gobernanza) que actualmente ayudan a guiar el mercado hacia decisiones más responsables y sostenibles sin sacrificar el rendimiento financiero. 

En lo que respecta a hoy en día, la diversidad y la inclusión son una de las principales tendencias del mercado sostenible ESG. Es también la base del ODS 8 acerca del trabajo decente y el crecimiento económico. 

En el camino hacía la sostenibilidad

Incluso con la extensiva documentación que existe acerca de los beneficios de las políticas de diversidad, equidad e inclusión, el camino hacia la consecución de estos objetivos es bastante lenta e incluso poco común en muchas organizaciones, sin importar el sector o el tamaño. Algunos grupos parecen avanzar más rápido que otros, siendo el género el principal foco de muchas organizaciones en lo que se refiere a estas políticas, seguido de la raza o etnicidad y la orientación sexual.  

La inclusión para personas con discapacidad, por ejemplo, sigue siendo uno de los mayores retos en este ámbito. En lo concierne a la religión, las creencias o la edad (en especial de los trabajadores más veteranos), la atención es más bien poca a la hora de incluir estos factores en las políticas de diversidad e inclusión. Pero incluso en las áreas donde la atención es mayor, como es el caso del género, el progreso es aún muy lento. 

En resumen, los estudios demuestran que la mayor parte de las empresas aún necesitan encontrar el enfoque adecuado para cambiar y empezar a actuar en lo que se refiere al progreso de las políticas de diversidad e inclusión para poder ver sus beneficios. 

Uno de los retos clave aún por enfrentar, es que para poder abordar esta estrategia tridimensional de forma efectiva es necesario involucrar el liderazgo de la empresa, ya que la mayor parte de las veces es la falta de entendimiento o conciencia acerca de las barreras de la inclusión que sufren los empleados lo que previene el progreso. Cuando existe esta falta de conciencia, los líderes fallan a la hora de priorizar el problema, y así, la promoción de la diversidad y la inclusión se queda atrás, sin ser conscientes del impacto que esto tiene, ya que su medición no parece ser relevante. 

Transparencia e inclusión

La transparencia es una parte fundamental de cualquier política o práctica de diversidad, equidad e inclusión dentro de la organización. De hecho, muchas empresas líderes mundiales empiezan a crear informes en esta materia, proporcionando formas de medición específicas y una visión interna de las políticas implementadas. 

​​En DoGood creemos que no podemos gestionar aquello que no medimos. Por eso trabajamos a conciencia para conseguir transparencia y trazabilidad de la información divulgada, ayudando a empresas a conseguir una mejora continua así como una relación más fuerte con sus grupos de interés para conseguir un mayor impacto positivo en la sociedad y el planeta, de tal manera que ayudemos a restaurar la confianza perdida. 

En este sentido, es esencial para nuestro trabajo promover el buen gobierno corporativo, esto es, seguir con rigor todos los procesos de divulgación y transparencia para proveer a reguladores, accionistas y al público en general de la información más precisa acerca de los aspectos financieros, operacionales y de otros aspectos de la compañía, incluyendo una definición más exacta del rendimiento ESG. 

Hemos desarrollado una herramienta de gobierno corporativo que ayude a establecer objetivos de impacto ESG para los empleados en lo que respecta a la estrategia de sostenibilidad de la empresa. Mediante nuestra tecnología somos capaces de activar y trazar el impacto de los empleados ayudando a crear mayor involucración, mejores métricas ESG, valor reputacional y un impacto positivo para el planeta y la sociedad. 

Si te interesa saber más sobre cómo hacemos esto posible de una forma social y de impacto, haz clic aquí