La Inversión Socialmente Responsable (ISR) busca contribuir al desarrollo sostenible de la sociedad teniendo en cuenta valores éticos, sociales y medioambientales en las carteras de inversión, sin perder de vista la rentabilidad.

Ante las amenazas que ponen en riesgo el desarrollo sostenible, cada vez son más las instituciones de inversión colectiva y agencias de rating ISR que incorporan en sus análisis financieros los riesgos sociales, medioambientales y de gobernanza como  información fundamental para el análisis de la sostenibilidad financiera de las empresas y la gestión del riesgo.

La importancia de las ISR para el desarrollo sostenible

La inversión socialmente responsable (ISR o SRI en inglés) es un estilo de inversión que se enfoca en analizar y tener en cuenta criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (conocido como ASG o ESG en inglés).

Teniendo en cuenta no solo el presente, sino también el futuro. Su principal objetivo es contribuir al desarrollo sostenible, definido por primera vez en 1987 como “el desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas”

El crecimiento económico tiene un efecto concreto en el medio ambiente.  El impacto medioambiental de la industria, sumado a la globalización, origina problemas como el cambio climático y escasez de agua.

A esas consecuencias se le suman factores sociales, como la desigualdad y la falta de solidaridad.  La inversión socialmente responsable, excluye de su cartera aquellas empresas cuya actividad influya negativamente sobre la sociedad y el medioambiente. Seleccionando únicamente, aquellas empresas cuya acción impulse el desarrollo sostenible.

A través de la inversión socialmente responsable se contribuye indirectamente a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) pautados por la ONU.

Para alcanzar los ODS, es necesaria la participación de toda la sociedad, incluyendo las empresas, las administraciones públicas y los inversores.

Los fondos de inversión ¿Qué estrategia siguen?

En la actualidad, no todos los fondos de inversión son ISR. Para estar en esta clasificación, deben seguir unas estrategias determinadas como por ejemplo: Evitar activos emitidos por compañías pertenecientes a sectores poco éticos o controversiales (fabricación de armas, tabacaleras, entre otros), invertir en empresas con un buen gobierno corporativo, comprometidas con el medio ambiente y con la sociedad o selección de entidades que tengan una mejor valoración en materia ESG.

Aunque existen diversas estrategias que además pueden combinarse entre sí. Lo importante es el impacto que tienen para contribuir al desarrollo sostenible.

Puede interesarte: Criterios ESG ¿Qué son y por qué son tan relevantes para los inversores?

Responsables y rentables

La organización sin ánimo de lucro que promueve la inversión ESG, Spainsif. En su estudio anual ‘La inversión sostenible y responsable en España’ afirma que una inversión ISR es aquella cuenta con un análisis financiero (rentabilidad- riesgo), con un análisis extra financiero sobre los criterios ESG, y que además mantiene un diálogo activo con las empresas.

La tendencia tanto de los gobiernos como de la sociedad apunta a que la ISR continuará atrayendo capitales en los próximos años. Es por ello que cada vez más inversores se están sumando a este tipo de inversión.

Inversiones Socialmente Responsables

Transparencia como principal demanda

La ISR demanda a las empresas transparencia con la comunicación externa de sus políticas y prácticas corporativas, así como de la gestión y la relación con sus stakeholders.

En DoGood, te ayudamos a mejorar tus métricas ESG y los Estados de Información No Financiera a través de tus equipos, de forma innovadora, medible y divertida.

Si te interesa saber más sobre cómo hacemos esto posible de una forma social y de impacto, haz clic aquí.