Es de sentido común que la implantación de nuevas políticas en la empresa tenga que partir desde los estratos superiores (independientemente del origen de las iniciativas), y la RSC es uno de los ejemplos más ilustrativos de esta realidad. Sin embargo, no todos lxs jefes son líderes, por lo que liderazgo y responsabilidad social van de la mano casi de forma obligatoria.

Qué es el liderazgo y sus características generales

Los conceptos de líder y liderazgo se entienden mejor cuando se ponen en valor sus cualidades diferenciales con respecto a un jefe.

Responsabilidad

Puede que sea redundante decirlo, pero el liderazgo se caracteriza por la responsabilidad de la figura del líder: una responsabilidad que va más allá de responder por los resultados de sus equipos, y que le lleva a involucrarse totalmente en su consecución, mezclarse con ellxs y no quedarse sentadx a esperar que los proyectos salgan adelante por sí solos.

Motivación

No se puede entender lo que es el liderazgo si no se analizan los efectos que provoca unx líder en sus empleadxs: la capacidad de influir en su entorno más cercano y de convertirse en una figura de referencia garantiza que todxs lxs que estén a su alrededor lleven a cabo sus labores con mayor motivación y celeridad, algo que resulta imprescindible cuando se trata de cumplir con los objetivos de responsabilidad y sostenibilidad en la empresa.

Autoridad

La mencionada influencia sobre lxs demás es ejercida porque se ha obtenido por méritos propios, y no como resultado de ningún designio: no es fáctica, sino merecida. Quien ostenta una posición de autoridad sabe que esta se mantiene a través de una retroalimentación constante a base de merecimientos.

Aprendizaje

Los líderes no se cansan de aprender porque nunca dan por hecho que ya lo saben todo; saben que la condición humana a menudo nos lleva a equivocarnos, y tendrán que aprender de sus errores. Este espíritu también es transmitido a lxs demás gracias a su mencionada influencia, con el consiguiente impacto positivo en el clima de la empresa.

Líder social: cuáles son sus características

¿Qué características reúne un líder social? Para implantar los ODS en la empresa, es preciso hacer gala de las siguientes cualidades.

Cede el protagonismo a otrxs

Unx líder social no alardea de su posición, sino que trabaja discretamente: no pretende colgarse medallas, porque considera que se está trabajando en aras de un bien superior, por lo que no tendrá sentido no reconocer el mérito de lxs demás y atribuírselo a unx mismx. De hecho, conceder méritos al equipo es una gran técnica de motivación, y no hay nada mejor que estar motivadx para llevar a cabo acciones que persigan el desarrollo sostenible.

Predica con el ejemplo

Es una mezcla de humildad y proactividad. No se puede ejercer el liderazgo social esperando que sean otrxs los que den el primer paso. Cuando se ostenta esta posición, es preciso tomar la iniciativa y ser el/la primero/a en cumplir con las tareas propuestas: de esta manera se consigue arrastrar lxs demás.

Desprende valores humanos

Las acciones orientadas a cumplir con los ODS pueden generar más ventas, pero no son su objetivo en primera instancia: aparte del rédito económico, se persigue simplemente construir un mundo mejor, centrado en las personas y en el medio ambiente. Valores humanos como la humildad, solidaridad, empatía y escucha activa serán fundamentales para llevar a cabo esta misión.

Resuelve los conflictos

En las tareas de implantación de los ODS también pueden surgir conflictos entre personas o departamentos: un/una líder social será capaz de detectar los problemas y encontrar las mejores soluciones, sin señalar a nadie como culpable y centrándose en los objetivos.

Gestiona las emociones

Normalmente, las personas que ocupan cargos de responsabilidad tienen que lidiar con auténticos torrentes emocionales, fruto de la presión, las prisas y los objetivos; en este caso, las emociones no se derivan tanto del apremio como de la concienciación. Es preciso abstraerse y distinguir entre las finalidades lucrativa y solidaria de los distintos objetivos planteados.

Modera las expectativas

Unx líder social debe ser paciente y no asemejar los plazos de consecución de los ODS a los vencimientos de otras tareas relacionadas con el negocio en cuestión: el desarrollo sostenible sigue la máxima de “sin prisa, pero sin pausa”, lo que implica que es mejor dar pasos firmes y que funcionen, antes que dejarse llevar por la premura.

Practica el altruismo

El buen liderazgo y la responsabilidad social deben formar parte de la misma ecuación, puesto que los objetivos de desarrollo sostenible no pueden ser llevados a cabo sin un espíritu constante de servicio y altruismo, alejado de pretensiones cortoplacistas o meramente económicas.

Si deseas saber más sobre cómo implantar un liderazgo efectivo en tu empresa, contacta con nosotrxs y te ayudaremos a involucrar a todo tu equipo en la consecución de los ODS.