• “Cambiamos el mundo, pero no como ellos quieren”. Este es el eslógan de los integrantes de DoBad, un grupo de negacionistas de la sostenibilidad cuyos actos están poniendo en peligro la consecución de los objetivos de la Agenda 2030.  
  • El Observatorio para el Progreso de la Conciencia Colectiva afirma que se trata de una plataforma que busca aliados para llevar a cabo acciones contrarias a los esfuerzos de múltiples empresas por mejorar los criterios medioambientales, de sociales y de gobernanza, más conocidos como ESG.
  • La actividad de estos desconocidos tiene como foco boicotear acciones responsables de estas empresas, dinamitar su reputación y acosar en redes sociales a sus empleados más involucrados.

“Son pocos, pero bien organizados”. Con esta afirmación José Manuel Merino, portavoz del Observatorio para el Progreso de la Conciencia Colectiva e integrante del Movimiento DoGood, resume la amenaza del avance de DoBad. Según varios informes a los que ha tenido acceso el OPCC, se trata de una plataforma online gestionada por varias personas aún no identificadas. En ella se anima a los usuarios a participar en convocatorias que frenan los esfuerzos por avanzar en sostenibilidad de compañías plenamente concienciadas.

Un grupo potencialmente peligroso

“Este grupo de personas, al parecer afincadas en varios puntos de la geografía española, está monetizando un negocio sustentado por organizaciones a quienes la sostenibilidad perjudica. Se trata de un lobby oculto que publica desde el anonimato fotografías y vídeos de contra-acciones llevadas a cabo por sus miembros», apunta Merino refiriéndose a los “neoactivistas”, expresión que utilizan los integrantes de esta organización para denominarse y reivindicarse.

Los neoactivistas tienen como objetivo minar la moral de los directivos de empresas españolas en sostenibilidad y de sus empleados más involucrados. Buscan también negar la efectividad de las políticas puestas en marcha en sus compañías para mejorar sus informes de sostenibilidad, ya que la legislación comunitaria perjudica a los negacionistas. 

Como explican en su propia web, dobadpeople.com, y en los perfiles de TikTok de algunos miembros de la banda, consideran que “la sostenibilidad es una moda, un montaje social promovido por agentes equivocados en su planteamiento: nos distraen con su discurso sostenible, provocan el derroche de recursos económicos y contraen la generación de empleo. Nuestro deber es actuar”.

La viralidad es su seña de identidad

En los últimos vídeos aparecidos en su página web se puede observar cómo abren los sistemas de riego de empresas mientras llueve, alteran la combustión de los motores de sus flotas o asaltan los camiones que transportan sus mercancías para después incendiarlos, con la consecuente emisión de benceno y metales pesados, además de dioxinas y furanos. Buscan exhibicionismo y viralidad para sumar adeptos a su causa.

Los impactos estimados generados por DoBad son preocupantes. Según el OPCC el derroche de agua superará en poco más de un mes los 743.000 litros de agua, se emitirán a la atmósfera 19.000 kilos de dióxido de carbono extra y toneladas de residuos que iban a ser reciclados o reutilizados se vertirán por calles, carreteras y ríos.

 

¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones?

Nada. Es escalofriante pensar que DoBad podría ser una organización real, con seguidores convencidos de su propósito actuando en contra de la sostenibilidad. Pero afortunadamente hoy es 28 de diciembre, Día de los Inocentes, y todo lo que acabas de leer es solo una llamada de atención para aquellos directivos que siguen anteponiendo otros temas a la gestión responsable.

¿Imaginas que existiera una empresa que hiciera todo lo contrario a DoBad? ¿Una empresa que ayudara a las organizaciones a nutrir su Plan de Sostenibilidad con una vertiente del impacto nunca antes utilizada, el impacto de sus empleados? Existe y se llama DoGood

En palabras de Ignacio Barriendos, CEO y fundador de DoGood, “la consecuencia de DoGood es tener una ventaja competitiva para siempre, porque cuando una persona integra la sostenibilidad en sus variables para tomar decisiones, la sostenibilidad es eterna y se transmite al resto, que es lo que necesita el mundo. Además, hemos hecho también los deberes corporativos y hemos vinculado el impacto positivo de los empleados para que pueda ser reportado acorde con los principales estándares de reporte, como GRI, SASB, ODS, etc”.

DoGood propone a las organizaciones ser pioneras e involucrar a sus empleados en la estrategia de sostenibilidad de la compañía. Se trata de una herramienta SaaS que crea una nueva categoría dentro de los informes de sostenibilidad, la del impacto positivo generado por los empleados. DoGood mejora el engagement mientras implica a los empleados de forma activa en la cultura y los objetivos sostenibles de la compañía, incrementando la reputación sostenible de las empresas y la trazabilidad de su impacto ESG.

“Tras más de dos años de duro trabajo y más de un millón de euros invertidos en un producto para que la sostenibilidad de las empresas nazca en las decisiones de todas sus personas, nos hemos dado cuenta de que hacer el mal llama más la atención que hacer el bien. Así que, si gracias a esta falsa noticia has llegado hasta aquí y te hemos hecho reflexionar sobre lo que debe ser prioritario en tu organización, ha merecido la pena”, concluye Ignacio.