La protección, conservación y uso sostenible de los recursos marinos son la principal premisa del ODS14, defendiendo la importancia de mantener los oceanos limpios para el correcto funcionamiento de los ecosistemas, la sociedad y la economía. ¿Pueden las empresas tener un impacto en este objetivo? Y si es así ¿cómo pueden fomentarlo transversalemtne en la empresa?

 

Toda vida en la tierra depende directa o indirectamente del océano, siendo soporte de hábitats únicos e interconectando todos los componente de la Tierra mediante el intercambio global de agua, energía y carbono. 

Sin embargo las consecuencias del impacto de la actividad humana en el planeta han afectado enormemente al medioambiente, incluyendo los océanos, mares, la vida submarina y los recursos marinos en todo su conjunto. Es más, según el IPCC, los océanos han absorbido más del 90% del exceso de temperatura en el clima, el cual se espera siga creciendo en las próximas décadas, además de alrededor del 20% o 30% de las emisiones de CO2 provenientes de la actividad humana en los últmos 40 años, causando la acidificación de los océanos. 

En aguas calientes la provisión de oxígeno y nutrientes para la vida submarina se reduce significativamente, y dada la acidificación de los océanos, la distribución y abundancia de vida submarina en areas costeras, en mar abierto y en el fondo marino, se ha visto afectada perligrosamente. 

ODS14: En resumen

La desbordante evidenca científica y la creciente información nos muestra las consecuencias del impacto humano en nuestros ecosistemas, sociedad y economía. Es en este contexto de crecientes niveles del mar y de pérdida de biodiversidad marina en el que los Objetivos de Desarrolo Sostenible pueden ofrecer una guía de actuación para luchar contra el deterioro de nuestros océanos y la criosfera (la porción de la Tierra donde el agua esta congelada). 

El ODS14 se centra precisamente en esto, en la conservación y el uso sostenible de los océanos, mares y recursos marinos para un desarrollo sostenible. Hay varios objetivos que nos ayudan a crear una hoja de ruta de las acciones que podemos llevar a cabo para conseguir abarcar dicho objetivo: 

  • Prevenir y reducir la contaminación marina, especialmente la derivada de las acciones basadas en tierra. 
  • La gestión sostenible y la protección de los ecosistemas marinos y costeros, fortleciendo la resiliencia y fomentando su restauración. 
  • Fomentar la cooperación científica para reducir la acidificación del océano y minimizar los impactos. 
  • Regular las capturas y poner un fin ala sobre-pesca, implementando planes de gestión basado en la ciencia. 
  • Desarrollar la investigación y el conocimiento científico para poder mejorar la salud de los océanos. 
  • Fomentar la conservación y el uso sostenible de los océanos implementando las leyes internacionales (Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar)
Involucrar a los empleados dentro de la empresa u organización para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible, como es la proteción de los océanos, puede ser tan benficioso para el medio ambiente como para el proceso de construir una cultura coporativa basada en la sostenibilidad.

¿Qué pueden hacer las empresas por la conservación de los océanos?

Hay maneras directas e indirectas de involucrarse en las metas de los ODS, pero como hemos mecionado en otros artículos, involucrar a los empleados dentro de la empresa u organización para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible, como es la proteción de los océanos, puede ser tan benficioso para el medio ambiente como para el proceso de construir una cultura coporativa basada en la sostenibilidad.

El primer paso para conseguir la involucración es la concienciación, seguida de la educación, formación y otro tipo de iniciativas y acciones que ayuden a fomentar y hacer de la sostenibilidad algo viable para todo el mundo que compone la organización. 

Podemos entender la involucración como un manera de simplificar las problemáticas de la sostenibilidad a niveles más accesibles, lo cual lo hace más práctico y efectivo. Además, un buen entendimiento de la sostenibilidad, así como una estrategia y unos valores de la compañía basados en la sostenibilidad, hacen la organización una entidad más resiliente y mejor preparada para afrontar los problemas sociales y medioambientales del futuro más próximo, como el cambio climático, la erosicón de la cohesión social, las crisis económicas sistemáticas o el deterioro de la salud mental, entre otras cosas.

Pequeñas acciones cambian el mundo

En este sentido, hemos recopilado algunas acciones más viables que pueden fomentarse entre empleados. Acciones que aunque son pequeñas, tiene gran potencial para incentivar un cambio para la conservación y protección de los recursos marinos: 

La revolución de lo reutilizable y el fin del plástico innecesario:

  • Usar una botella de agua reutilizable puede ayudar a ahorrar mucho dinero, además de evitar el uso de más de 1400 botellas al año.
  • Utilizar bolsas reutilizables ayuda a evitar miles de bolsas de plástico que pueden acabar en el océano e ingeridas por animales marinos. 
Estudios estiman que el plástico contribuye entre un 60-90% a la contaminación marina

Se estima que unos 100 millones de animales marinos mueren por culpa del plástico cada año.
  • Reciclar es probablemente una de las prácticas más extendidas en el camino hacía la sostenibilidad, y una de las más fáciles de implementar dentro de una empresa, en sus oficinas o lugar de trabajo. Fomentando así que las personas tomen mejores decisiones y eviten el desperdicio en su día a día.
  • Incrementar el conocimiento sobre el océano: Aprender sobre el medio ambiente que estamos procurando proteger es probablemente uno de los pasos más importantes a la hora de avanzar el desarrollo sostenible. Esto significa ser consciente y estar educado para así estar mejor preprado para los retos del futuro. Mediante formación tradicional o servicios tecnológicos innovadores, las empresas pueden tener un gran impacto en aumentar la conciencia de los empleados. 

Engaging through transparency

Creemos que la transparencia es uno de los valores clave que deberían guiar la transformación empresarial, ya que esta es la única manera de entender qué es lo que hacemos mal, qué hacemos bien y que no estamos haciendo aún. 

Porque ser transparente no es solo una externalidad de las empresas u organizaciones para ayudar a crear confianza y reputación; es también un mecanismo brillante de aprendizaje y mejora continua. No podemos gestionar aquello que no entendemos. Y es por ello que abogamos por la transparencia, la integridad y la precisión como imperativos de la lucha climática.

En DoGood estamos convencidos de la necesidad de entender y gestionar los esfuerzos por conseguir una transición sostenible dentro de las organizaciones para el correcto y eficiente funcionamiento de las mismas. Nosotros solos no podemos conseguir los grandes cambios necesarios, pero trabajamos en base a la colaboración, la transparencia y la precisión para poder dar luz a las acciones sostenibles. 

En este sentido, es esencial para nuestro trabajo promover el buen gobierno corporativo, esto es, seguir con rigor todos los procesos de divulgación y transparencia para proveer a reguladores, accionistas y al público en general de la información más precisa acerca de los aspectos financieros, operacionales y de otros aspectos de la compañía, incluyendo una definición más exacta del rendimiento ESG. 

Hemos desarrollado una herramienta de gobierno corporativo que ayude a establecer objetivos de impacto ESG para los empleados en lo que respecta a la estrategia de sostenibilidad de la empresa. Mediante nuestra tecnología somos capaces de activar y trazar el impacto de los empleados ayudando a crear mayor involucraciónmejores métricas ESGvalor reputacional y un impacto positivo para el planeta y la sociedad. 

Si te interesa saber más sobre cómo hacemos esto posible de una forma social y de impacto, haz clic aquí