¿Qué es la regla de las tres erres? Frente a la obligación colectiva de cuidar del medioambiente, todxs adquirimos una porción de responsabilidad a la hora de mitigar la cantidad de basura que generamos; esto se extiende a las empresas a través de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), dentro de la cual se engloba la regla de las 3R del reciclaje.

En qué consiste la regla de las tres erres

El significado de las 3R del reciclaje no es otro que la suma de reducirreutilizar y reciclar, también es conocido, simplemente, como las erres del reciclaje, y debe formar parte del decálogo de una empresa socialmente responsable.

Reducir

No se pueden reducir los residuos o basuras si no se realiza un consumo racional de recursos o productos directos: será preciso determinar si realmente se necesita comprar esto o aquello, teniendo en cuenta la cantidad de residuos que se generarán por su uso.

En realidad, casi todas las adquisiciones son susceptibles de generar basura en un futuro, por lo que el primer paso de la regla de las tres erres es realizar un consumo moderado de recursos.

Reutilizar

Una vez que un producto o material ya ha cumplido su función, normalmente es almacenado hasta que se tira a la basura: la regla de reutilización incide en darle, al menos, una segunda vida a todos los productos posibles antes de deshacernos de ellos.

Esta regla se comprende fácilmente si se analiza la gran cantidad de residuos que son desechados a diario, y que antes de tirarlos pueden servir para cumplir otra función. No se está solventando el problema de la generación de residuos, pero se consigue aumentar su vida útil.

Reciclar

Finalmente, llega el momento de reciclar los desperdicios: aunque se haya avanzado mucho en el tratamiento de residuos, todavía hay muchos materiales cuyo reciclaje es demasiado costoso o no es del todo eficiente. Sirvan como ejemplo el reciclaje del plástico o del aceite industrial.

Por qué introducir en tu empresa las 3R del reciclaje

Atendiendo a lo que significan las 3R del reciclaje, y al beneficio que pueden llegar a generar, parece interesante que en la empresa se adopten estas reglas por los siguientes motivos.

Ahorro

«Poderoso caballero es Don Dinero», decía Quevedo; el dinero influye, como vimos, en el elevado coste de reciclar determinados materiales, pero no saber sujetar los costes puede ir minando las arcas de la empresa poco a poco.

Hay pequeños gestos que se pueden ir realizando y que, al echar la vista atrás, se verá que han significado un ahorro a largo plazo: reducir las impresiones y fotocopias, o apagar las luces y los equipos electrónicos cuando no se utilicen, son algunos ejemplos.

Además, lxs empresarixs de ciertos sectores podrían acceder a programas de economía circular, o simplemente ver nuevos huecos en sus presupuestos para crear empleo.

Imagen de marca

Cuando el entorno medioambiental está bien cuidado, los beneficios los palpan todas las personas; no se puede tratar el medioambiente como un ente externo a la empresa, sino como el escenario en el que todxs nos tenemos que desenvolver.

Si los gobiernos legislan para proteger el medioambiente y la empresa se alinea con la normativa, su imagen de marca ganará en prestigio y credibilidad: atraerá a clientes e inversores, y podrá ser considerada como una empresa comprometida con los objetivos de desarrollo sostenible.

Productividad

Las empresas que apliquen la regla de las 3R del reciclaje verán cómo sus empleadxs desean seguir formando parte de ella, trabajarán con mayor motivación y actuarán como sus embajadorxs, casi por inercia. Un buen clima laboral solo trae consecuencias positivas a la empresa.

Consejos para usar las erres del reciclaje en tu empresa

El primer paso es asimilar desde Dirección que la empresa va a implantar la regla de las 3R, y de ahí extender el mensaje hacia toda la plantilla. Si lxs directivxs no se involucran en estas tareas y predican con el ejemplo, difícilmente contarán con la continuidad de las acciones de lxs empleadxs.

De cara a la reducción de residuos potenciales, el área de Compras y Servicios Generales tendrá, probablemente, que reescribir las normas de su política de aprovisionamiento bajo criterios de sostenibilidad, adquiriendo productos biodegradables y racionando suministros accesorios.

Asimismo, se recomienda institucionalizar buenas prácticas en el uso de los recursos de la empresa: el papel y la electricidad son dos buenos ejemplos.

Se recomienda redactar un informe de todos los residuos que será habitual que surjan en los puestos de trabajo, así como un protocolo de acción (reutilización y reciclaje) para cada uno de ellos.

Si deseas saber más sobre qué es la regla de las tres erres y cómo la puedes implementar en tu organización, contacta con nosotrxs y te asesoraremos; contribuirás a preservar el medioambiente y tu empresa también se beneficiará de ello.