El mundo ha sido testigo de diversos cambios estructurales, económica, social y políticamente hablando. De hecho, desde que la globalización se convirtió en la nueva norma, todos estos cambios han tenido que ir acompañados de cada vez más complejos marcos de rendimiento y más sofisticados instrumentos de gestión para poder prosperar. 

Hoy en día, el actual sistema capitalista lleva tiempo siendo tema de discusiones, en particular con lo que se refiere a su impacto en la sociedad y el planeta. Con la actual crisis sanitaria esta idea se ha visto aún más reforzada, entendiendo el modelo actual capitalista como insostenible; sin embargo, no podemos obviar el hecho de que las empresas privadas y los mercados competitivos, los cuales son bases centrales del sistema, son elementos fundamentales para lograr la transformación necesaria hacia la sostenibilidad. 

Así que la pregunta ya no se trata de si deberíamos buscar el cambio o mantenernos como estamos, más bien se trata de cómo vamos a conseguir ese cambio. ¿Qué pueden las empresas y los mercados para impulsar un sistema más sostenible? 

Redefiniendo el liderazgo

El contexto general contemporáneo refleja una importante pérdida de confianza en la mayoría de organizaciones que componen la estructura social, dejando un vacío en la respuesta sobre quién debería liderar el cambio. Para muchos la respuesta está en las empresas con propósito; esto es, organizaciones cuyas actividades están diseñadas y llevadas a cabo en beneficio del planeta y la sociedad, sin sacrificar el rendimiento económico. 

De alguna manera, también podemos hablar de un cambio liderado por personas, ya que a menudo son las demandas sociales las que inspiran el cambio de instituciones económicas y democráticas. En este sentido, las crecientes demandas por la reinvención del actual modelo económico deberían verse como una ventana de oportunidades y ventajas competitivas para las empresas que entienden la urgencia y actúan acorde a ella. 

Un capitalismo reinventado

El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) publicó recientemente un informe con las claves que podrían ayudar a alterar el actual sistema capitalista hacia alternativas más sostenibles que sustituyan a nuestros métodos ya obsoletos. 

Una idea que refleja claramente la naturaleza de este cambio es que el capitalismo que necesitamos es aquel que premia la creación de valor real, no la extracción de valor (WBCSD, 2020).

Pero actualmente existen tres fallos, como indica el informe, que constituyen un obstáculo para el desarrollo sostenible dentro del capitalismo: 

  • Métricas de rendimiento pobre o incompletas que no consiguen distinguir entre la creación de valor y la extracción de valor financiero. 
  • Estructuras de mercado que favorecen la extracción de valor financiero a corto plazo en vez de la creación de valor real a largo plazo. 
  • Instituciones débiles y fragmentadas incapaces de implementar reglas para abordar los problemas del mercado de manera adecuada y alinearlos con la creación de valor. 

¿Qué podemos hacer?

Está claro que el denominador común del fracaso dentro del mercado capitalista es la creación de valor real, o mejor dicho, la falta del mismo. El rendimiento financiero se ha priorizado hasta el punto de dejar todo lo demás de lado. Pero sin valor real el sistema, así como el planeta, comienza a decaer. 

El informe destaca cinco características de un capitalismo reinventado eficiente que pone el propósito, las personas y el valor real en el núcleo de un rendimiento económico exitoso: 

  • Un enfoque orientado a los grupos de interés que sustituya a la actual estrategia de maximizar el valor de los accionistas. El propósito de las empresas recae sobre la creación de valor para todas sus partes interesadas, desde los empleados y los proveedores hasta las comunidades en las que operan. Esta es la idea que debería primar en los modelos de gobernanza corporativa. 
  • Internalizar el impacto, esto es, tanto los impactos positivos como los negativos deberían internalizarse en el precio final del bien o servicio, así como en el valor de mercado de la empresa que los provee. Las empresas y los inversores deberían buscar la optimización del rendimiento más allá de riesgos y devoluciones, incluyendo el impacto en la ecuación. 
  • Un enfoque largoplacista es clave para alinear negocios e inversores con los tiempos a largo plazo que hoy caracterizan el feedback social y ambiental. Una estrategia necesaria para evaluar y gestionar los riesgos a largo plazo como por ejemplo el cambio climático. 
  • Un sistema regenerativo que pone la circularidad en primer lugar, entendiendo, definiendo e integrando principios universales de salud sistémica dentro del diseño económico. Las decisiones y actividades económicas deberían guiarse por la necesidad de preservar todo tipo de capital, incluyendo el social y el natural. 
  • La rendición de cuentas debería ser la fuerza que mueve el mercado. El mercado debería regularse de tal manera que ofrezca una visión de las acciones e impactos de las empresas. Actores gubernamentales y no gubernamentales pueden ayudar a implementar regulaciones efectivas que representen las demandas sociales. 

Compromiso y transparencia

En DoGood creemos que es mediante la colaboración como mejor podemos impulsar el valor de nuestro proyecto y ayudar a crear el camino para un futuro más sano y sostenible. Queremos ser una referencia de mejora y ayudar a construir estrategias que prioricen la transparencia y la información medible para poder dar luz al rendimiento sostenible y responsable de las organizaciones.

En este sentido, es esencial a nuestro trabajo promocionar el buen gobierno corporativo, esto es, que los procesos de transparencia y divulgación se siguen adecuadamente para proporcionar a reguladores, accionistas y al público en general con información precisa acerca de la situación financiera, operacional y de otros aspectos de la empresa, incluyendo una definición precisa del rendimiento ESG. 

Hemos desarrollado una herramienta de gobierno corporativo que ayuda a establecer cuotas de impacto de ESG para los empleados en lo que se refiere a la estrategia de sostenibilidad de la empresa. Gracias a nuestra tecnología SaaS, somos capaces de activar y trazar el impacto de los empleados, consiguiendo una mayor involucración, unas mejores métricas ESGvalor reputacional y un impacto positivo para la sociedad y el planeta.  

Si te interesa saber más sobre cómo hacemos esto posible de una forma social y de impacto, haz clic aquí.