Cuesta decir, a estas alturas, que todxs podemos aportar nuestro granito de arena para construir un mundo mejor. Ante los estremecedores datos sobre el desarrollo en el mundo, la Organización de las Naciones Unidas marca una serie de ODS que, como veremos a continuación, también pueden crecer desde el seno de las empresas y reportar interesantes beneficios a estas.

Cuáles son los ODS

Para analizar los ODS en las empresas, primero hay que atender a las demoledoras cifras que arrojan los estudios de la ONU. En la Agenda 2030 se plantea su erradicación total o parcial durante la presente década.

  1. Fin de la pobreza: el 10 % de la población mundial (unos 783 millones de personas) viven en la actualidad en situación de extrema pobreza (con menos de 1,25 dólares al día).
  2. Hambre cero: unos 815 millones de personas están subalimentadas en todo el mundo.
  3. Salud y bienestar: 5 millones de niñxs menores de 5 años mueren cada año.
  4. Educación de calidad: unos 57 millones de niñxs en edades de educación primaria están sin escolarizar.
  5. Igualdad de género: se han concertado 750 millones de casamientos de mujeres y niñxs menores de 18 años.
  6. Agua limpia y saneamiento: el 30 % de la población mundial no puede acceder de forma segura al agua potable.
  7. Energía asequible y no contaminante: el 13 % de la población mundial todavía no tiene acceso a los modernos servicios de electricidad.
  8. Trabajo decente y crecimiento económico: el 61 % de lxs trabajadorxs de todo el mundo en 2016 no tenía un empleo regulado.
  9. Industria, innovación e infraestructuras: el 16 % de la población mundial aún no tiene acceso a redes de banda ancha móvil.
  10. Reducción de las desigualdades: las mujeres en las zonas rurales de la mayoría de los países en desarrollo tienen el triple de posibilidades de morir durante el parto con respecto a las que viven en núcleos urbanos.
  11. Ciudades y comunidades sostenibles: 3500 millones de personas viven actualmente en ciudades, y se espera que al finalizar la década la cifra alcance los 5000 millones.
  12. Producción y consumo responsable: más de 1000 millones de personas aún no tienen acceso a agua potable, y la humanidad solo puede contar para su consumo con el 0,5 % de toda el agua del planeta.
  13. Acción por el clima: las emisiones de dióxido de carbono han aumentado un 50 % durante las últimas tres décadas.
  14. Vida submarina: casi el 30 % del dióxido de carbono que producimos es absorbido por los océanos.
  15. Vida de ecosistemas terrestres: unos 1600 millones de personas dependen de los bosques para obtener su sustento diario.
  16. Paz, justicia e instituciones sólidas: la evasión de impuestos, la corrupción y los sobornos alcanzan la cifra de 1,26 billones de dólares cada año en los países en vías de desarrollo.
  17. Alianzas para lograr los objetivos: más de 4000 millones de personas no usan Internet, y el 90 % de estos se sitúan en países en vías de desarrollo.

Por qué integrar los ODS en las empresas

Por su ámbito de influencia

Puede que muchxs empresarixs se estén preguntando realmente cómo pueden contribuir a estas causas. La respuesta está en el poder que tienen las empresas de activar la economía, tanto a nivel local como global.

Por su responsabilidad para con la comunidad

Muchas empresas tienen la facultad de influir en los colectivos sociales, independientemente de su tamaño o volumen de negocio: en todo el mundo abundan situaciones en las que la vida de una comunidad se ha construido en torno a un único negocio.

Por sus repercusiones internas

Una empresa que abogue por incluir planes de desarrollo sostenible gozará de mayor popularidad, saneará su imagen exterior y atraerá el interés de inversorxs, clientxs, colaboradorxs y organismos gubernamentales.

Cómo aportar desde una empresa a los ODS

Los objetivos de desarrollo sostenible de una empresa forman parte de su política de RSC (Responsabilidad Social Corporativa), un conjunto de acciones concretas destinadas a aterrizar estos objetivos.

Creación de empleo inclusivo, legítimo y de calidad

Es uno de los ODS más extendidos en las empresas: no solo se trata de dar trabajo, sino de que dicho trabajo cumpla con unas condiciones mínimas de salario y salubridad, a la vez que se respetan los derechos humanos, se integra a la mujer y no se evaden impuestos deliberadamente.

Conciencia medioambiental

Cada vez son más las empresas que deciden hacer un uso racional o muy limitado del papel, al mismo tiempo que dedican recursos para reciclar sus desperdicios y amortiguar el volumen de desechos tóxicos o perjudiciales para el medio ambiente.

Si crees que puedes tomar partido en estas causas e implantar objetivos de desarrollo sostenible en tu empresa, contacta con nosotrxs: proveemos una aplicación que te permitirá llevar a la práctica y concretar tus acciones sobre los ODS a nivel organizativo, e involucrar a la plantilla en la consecución de los objetivos.